Nuevo artículo en la revista En Forma

Paul Sion, un icono de la colombofilia universal

Paul Sion, un icono de la colombofilia universal

Un personaje admirado cuyas palomas mensajeras son tesoros muy apreciados

 Paul Sion, un icono de la colombofilia universal

Cuando era niño y oía hablar de las estirpes de palomas mensajeras universalmente conocidas sonaban con fuerza en las Islas Canarias nombres  como los de Carlos Wegge, Grooters, Alejandro Hansenne, Jules Janssens, Paul Sion, Arthur Bricoux, Guillaume Stassart, George Fabry, Maurice Delbar, Robert Sion y Pierre Dordin, entre otros, quienes diseminaron a través del mundo sus apreciados tesoros que contribuyeron a la prosperidad y avance de la colombofilia con esos puntos de partida de genealogías cuyas raíces se extendieron rápidamente por la calidad que poseían.

Paul Sion, una celebridad en el mundo de la colombofilia que brilla con luz propia

En el caso de Paul Sion (1872-1947) de Tourcoing, Francia, hay que señalar que sus palomas se convirtieron durante gran parte del siglo XX, en las palomas mensajeras más apreciadas, populares y exitosas sobre todo en la isla de Tenerife, donde las gestas en los vuelos de fondo y gran fondo desde la costa continental de África forman hoy en día un patrimonio colectivo en la identidad colombófila de esta parte del Atlántico, donde se precisa de ciertas cualidades contrastadas para afrontar los vuelos marítimos de largas distancias.

LAS HUELLAS DE LA ESTIRPE SION EN CANARIAS

Personajes importantes en la isla de Tenerife pertenecientes a la Real Sociedad Colombófila de Tenerife y al Círculo Colombófilo de Tenerife, tales como Manuel Ángel de la Rosa Báez, Diego López Daute, José López Luis, Juan de la Rosa Reyes, Ricardo Armas y Baker, Rafael González Albertos, Antonio Servando Ortega, Francisco García del Castillo, Martín García González, Manuel García Déniz, Juan Coello Higueras, José Goya Gil, Martín Marrero Hernández, Antonio Jerez Arteaga, Ignacio Santiago Santos, José Martín Durán, Luis Martín Díaz quien adquirió la totalidad del palomar de Robert Sion a principios de los años ochenta del pasado siglo XX, Elías Ramos Morales, Luis Pérez de Castro y otros muchos más, quienes tuvieron y tienen en gran estima las palomas mensajeras de este importante colombófilo de talla mundial, cuyo cultivo lo siguió con gran acierto su hijo Robert Sion. Otros colombófilos mundialmente famosos cultivaron y cultivan palomas de la estirpe Sion, como es el caso del señor Charles Heitzman de Kentucky, en Estados Unidos, quien también tenía palomas de Guillaume Stassart y recogió en sendos libros las dos estirpes que poseía con un tratamiento individual de cada una de ellas. Las palomas de Charles Heitzman de origen Stassart, una vez retirado de la colombofilia, fueron adquiridas por los señores Ben F. Sells Jr., y Pedro López Pérez, éste último natural de Tenerife quien por ese entonces vivía y concursaba sus palomas en la Unión Colombófila de Venezuela, en Caracas. Una vez jubilado trasladó de nuevo su domicilio a la isla de Tenerife, donde concursó en diferentes Sociedades Colombófilas de la ciudad de Santa Cruz de Tenerife.

    

Pareja de palomas mensajeras de origen Sion

Otro reconocido colombófilo que cuenta entre sus líneas de cultivo la estirpe Sion es Ives Van de Poel de Bélgica, descendientes de su conocido macho azul Sion Oude Jef. Tuve la oportunidad, con motivo de una invitación de Carlos Márquez Prats a colombófilos españoles para disfrutar de la suelta de Barcelona organizada por el Cureghem Center en la temporada 2006, de ver  este palomar con su cuadro reproductor donde se encontraba, entre otras famosas líneas, la rama de los Sion, ya que Carlos Márquez Prats se encontraba por ese entonces concursando en parte de las instalaciones de Ives Van de Poel en Bélgica. De esta rama del Oude Jef se trajeron algunos ejemplares a Tenerife con motivo de la subasta organizada por el Círculo Colombófilo de Tenerife en su sede de la Rambla General Franco, nº 17 de Santa Cruz de Tenerife, el domingo 16 de febrero de 1997, denominada II Gran Subasta 97 de palomas de Van de Poel & Buckley, en la que tuvo mucho que ver en su organización el colombófilo tinerfeño Elías Ramos Morales.

PAUL SION Y SU INMENSA LABOR

 Fue Paul Sion un hombre de gran personalidad que dejó su nombre escrito como sinónimo de seriedad y rigor en la historia de la colombofilia mundial por su amplia intervención tanto en el mundo de la competición, en la creación de una sólida y célebre estirpe de reconocibles y extraordinarias palomas y por su aportación a la creación del estándar internacional. Comentaba Paul Sion la gran ayuda que recibió de su amigo y colaborador Louis Salambier, relación que enriqueció su criterio sobre la materia y con el que pudo poner en valor a la hora de adquirir ejemplares de los grandes campeones de la época con los que iba forjando poco a poco su línea y su leyenda con la contundencia de los triunfos que siempre le acompañaron. Como a todos los colombófilos de su tiempo, la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) le creó grandes dificultades y fue a partir de 1946 lo que le hizo recurrir a buenos amigos para recomponer su acertado trabajo, consiguiéndolo con éxito a partir de esa fecha y ayudando posteriormente con sus ejemplares a compartirlos con los grandes colombófilos de la época en muchas partes del mundo. En el desarrollo de la colombofilia en Europa cabe señalar la etapa hasta la década de los años treinta del pasado siglo XX y la etapa posterior, después de lo señalado anteriormente.

Con la formación y especialización de la colombofilia en Europa, al mismo tiempo que se progresaba en las competiciones, los aficionados se interesaban por las exposiciones de sus palomas  a nivel regional y nacional, citas que las ponían en valor, pero con criterios dispares donde primaba la belleza con los resultados deportivos realizados. Ésta inquietud hizo posible la creación del estándar, que necesitó de estudios que lo establecieran ayudando a describir los caracteres físicos de la paloma mensajera como atleta del espacio, y aquí cabe señalar que en el mes de enero de 1912, y a petición de la Federación Nacional de Francia, reunida en Lille, se formó una comisión con el encargo de estudiar y redactar lo que fue el primer baremo del estándar de la paloma mensajera.

Como ponente de la misma se nombró a Albert Leroy Beague, quien era en ese entonces presidente de la Federación Nacional Francesa, como presidente de dicha comisión fue nombrado Henri Fontaine y asistiendo a la misma, Paul Sion, el nombrado Louis Salambier, P. Bigot, Léon Faucompré, L. Palliez y M. Wilbaux. En el mes de noviembre de 1925, a esta comisión francesa le asistieron como asesores el profesor belga de anatomía de la Universidad de Cureghem, Lahaye, el farmacéutico y veterinario de Lille, Bondois y la notable delegación de grandes figuras belgas como eran Jules Janssens, Guillaume Stassart, Leopold Lamotte y A. Marchal, quienes establecieron desde entonces un baremo de diez puntos que fue el estándar franco-belga. Vemos con lo dicho, el papel e influencia en todos los sentidos que Paul Sion ejerció en su época, debido a su gran reputación y conocimientos en la materia.

LA ÚLTIMA ETAPA DE LAS PALOMAS SION

Su hijo Robert Sion, instalado en Lille, Francia, siguió también con éxito la labor de su famoso y reconocido padre, teniendo en el candelero mundial durante casi cuarenta años el nombre de las palomas Sion en lo más alto de la calidad y la excelencia, siguiendo con la expansión de esta célebre estirpe. Muchas fueron las palomas de Robert Sion que vinieron a Canarias, sobre todo a la isla de Tenerife, donde fueron cruzadas con las descendientes de las que tenían origen de las de su padre Paul Sion. El palomar de Robert Sion, finalmente fue adquirido por el célebre colombófilo tinerfeño Luis Martín Díaz, en la década de los años ochenta del pasado siglo XX, quien diseminó con acierto esta famosa y reconocida saga de grandes palomas en este lugar del Atlántico donde el nombre de las palomas Sion siguen escribiendo cada día épicos logros deportivos sobre los vuelos marítimos que forman parte de ese patrimonio colombófilo de las Islas Canarias. La revista tinerfeña Colombofilia  Isleña dirigida por Juan José Santos Díaz, en su número 1 correspondiente a los meses de abril y mayo de 1983, presentaba mediante anuncio en su página 7, la venta de pichones del cuadro reproductor de Robert Sion a 3.000 pesetas, en Alas del Teide, en María Jiménez, en Santa Cruz de Tenerife, en horario de 17 a 19 horas.

Robert Sion, quien proyectara hacia el futuro, la labor de su padre con gran acierto

Ya en este siglo XXI que transcurre en su primer cuarto, tenemos que señalar las seis subastas realizadas por Elías Ramos Morales en el Círculo Colombófilo de Tenerife ya en su segunda sede Social del Camino de El Hierro, nº 86, de la capital santacrucera, con el fin de recaudar fondos para las actividades del Club entre los años 2011 al 2017. Elías Ramos Morales donaba ejemplares de sus diferentes líneas tales como los Sion, los Delbar, los Fabry y los Muller, de los que se pueden consultar sus orígenes en la página web de la entidad donde se dispone de la información tanto gráfica como de sus filiaciones, de todos aquellos ejemplares subastados. También se puede encontrar información de palomas de origen Sion en el sitio web Skylake Sions.

Paul Sion es un personaje universalmente reconocido, un icono de la colombofilia mundial que dejó su huella indeleble en el deporte alado y del que seguimos admirando el buen trabajo que nos brindó y nos lleva a recordarlo con frecuencia en las tertulias colombófilas.

 José Antonio Montesdeoca


Descargar:

 Paul Sion, un icono de la colombofilia universal

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies