Señas de identidad de la paloma mensajera

Señas de identidad de la paloma mensajera

La constante evolución, la observación y la experiencia, abren caminos a la calidad deportiva y genética

SEÑAS DE IDENTIDAD DE LA PALOMA MENSAJERA

 

La mejora constante del desarrollo deportivo bien dirigido de la paloma mensajera, tiene entre otros objetivos el de alcanzar la eficacia y la excelencia por la alta exigencia y necesaria selectividad que demanda la alta competición, en esa búsqueda constante, verdadero motor de progreso, tendente a la marcha constante que propician mejorar las capacidades innatas que posee la paloma mensajera para competir en los concursos oficiales y pruebas internacionales homologadas y que son el soporte de la colombofilia universal como alma del deporte alado. Estas consideraciones para ser valoradas en todo momento, precisan de constantes visiones de evaluación y criterios contrastados, y cuya capacidad de respuesta se canaliza a través de los baremos que la Federación Colombófila Internacional va poniendo en valor y en mano de los jueces clasificadores, a razón de la evolución que cada día se alcanza en las competiciones.

Todas estas cuestiones se fundamentan en una combinación equilibrada donde concurren una serie de circunstancias y en las que la salud de la paloma mensajera ejerce de hilo conductor entre ellas, y uno de esos valores que aparece y desaparece, se convierte en lo que se denomina estado de forma, sin duda todo un reflejo de vitalidad manifiesta que alcanza con holgura cuando se llega al verdadero momento fisiológico, y que devuelve a través del brillo de sus ojos, de una manera gratificante para quien lo observa, una imagen de gran belleza, donde la genética ha dejado su sello de identidad y su huella indeleble y reconocible.

EL ESTABLECIMIENTO DE LAS NORMAS DE CALIDAD 

El estándar internacional, basándose en todas estas cuestiones, tiene por objeto, establecer las adecuadas normas de calidad que ofrece la morfología de la paloma mensajera, con la importancia de basarse en la experiencia que la historia de la colombofilia ofrece a través de las pruebas de alto rendimiento deportivo y selección de los ejemplares de contrastada valía, que en todas partes del mundo se vienen fraguando  como actividad deportiva. En esa selección para producir con los más aptos ejemplares se aplican las observaciones que tanto a la vista como a la mano, nos ofrece con carácter global esa unidad que representa la paloma mensajera, en primer lugar, la proporción de todas sus partes, que configuran su tamaño, las proporciones del mismo, la armonía que se desprende de sus estructuras anatómicas y su simetría, en definitiva la mayor perfección posible que se desprende de su contemplación y que se acompaña de su personalidad, su forma de ser y su vitalidad. En segundo lugar y ya leyendo la anatomía con las manos, la atención se fija en su solidez en conjunto, sus dimensiones, su peso, su plumaje y su necesario equilibrio, junto a las observaciones analíticas que con mayor detalle se recogen en el baremo vigente de clasificación de la paloma mensajera que aplican los jueces clasificadores. Todas las Comisiones nacionales de jueces de cada país actúan como órganos especialistas, con sus reglamentos y sus normas, estando siempre ligadas a las indicaciones sobre el tema que nos ocupa, a la Federación Colombófila Internacional, que marca en consecuencia, la forma de proceder en las citas que a los efectos se organizan en cualquier lugar de mundo.

Hay que ser constante en la búsqueda de nuevos cauces que nos permitan evolucionar de manera ordenada y científica poniendo al servicio de la paloma mensajera las mejores condiciones para desarrollar una vida plena de atleta del espacio.

 

Este acercamiento a la biología y morfología fenotípica que se hace desde el estudio constante especializado que el estándar posibilita, se revela como fundamental para la mejora de la colombofilia, por los acertados conocimientos y criterios que de ellos se desprende, por sus aplicaciones, sus evoluciones y sus resultados. El fomento de las exposiciones de palomas mensajeras ayuda a reunir y reconocer a los mejores ejemplares de cada momento, tal como viene siendo habitual en cada anualidad, aplicando tales criterios y difundiéndolos para conocimiento de todo aficionado, para proponerle constantemente una mejor preparación y especialización y que con su concurso, entusiasmo y conocimiento de la genética ayude a impulsar el progreso y prosperidad de la colombofilia universal.

ÁMBITOS DE MEJORAMIENTO GENÉTICO Y SU POTENCIACIÓN ADECUADA 

Entre la información visual que ofrece la contemplación de una exposición de palomas mensajeras, donde concurren los más bellos y mejor conformados ejemplares, con su palmarés de vuelo según las categorías representadas, está la de contemplar la síntesis de un buen trabajo, donde los mejoramientos generacionales que cada colombófilo va alcanzando y poniendo en valor un trabajo que favorece, con las normas antes señaladas, a que el arquetipo de la paloma mensajera evolucione adecuadamente y pueda ser velado y cuidado con el esmero que se pone en ello.

La paloma mensajera debe poseer un perfecto equilibrio hormonal para tener una adecuada carrera deportiva en este denominado deporte alado, con ese nivel fisiológico que así se lo permite

 

Las técnicas de mejoramiento genético, que cada colombófilo aplica, favorecen potenciar, el mordiente, la inteligencia, la velocidad, la vitalidad, la resistencia y la habilidad de ponerse en forma en los momentos adecuados. Sin ese trabajo constante y especializado no es posible prosperar en un deporte alado de alta competición. Cada colonia alada se esmera en fijar valores con las mejores aptitudes de estos valiosos atletas del espacio, potenciar sus apreciados genes que garanticen la evolución de tantas estirpes reconocibles que hacen felices a los colombófilos, garantizando con ello, como el tesoro que es, la transmisión de sus rasgos, su identidad y sus nobles caracteres. El progreso de todo ello, se sustenta en la práctica de cada día, todos estamos inmersos en alcanzar y disfrutar de la mejor colombofilia posible, y todos los ámbitos que la configuran, llevados con el rigor necesario, y que contribuyan a ello, necesitando de un soporte de descripción de características físicas externas e internas de amplia significación como hemos venido comentando. La constante evolución de todos los aspectos que definen a la paloma mensajera, aconsejan además la revisión periódica de los criterios de valoración, adecuándolos en cada momento, para así evitar  que ninguna recomendación se convierta en algo exclusivo porque está fuera de la lógica de toda evolución.

Carácter e inteligencia, determinan sin duda las mejores características que deben poseer las palomas mensajeras de calidad suprema, y todas sus cualidades se trabajan para potenciar sus capacidades y que sean propensas a superar sus propias limitaciones de la mano del preparador que las conoce y conoce además sus antecedentes familiares. Estas cuestiones deben despertar en el colombófilo inquietudes por adquirir el mejor conocimiento posible, no solo de selección en el aspecto morfológico sino que debemos añadir a ello, el de la mejora de su evolución, con ese caudal de patrimonio genético que cada familia de palomas posee y que sus historiales deportivos refrendan.

Las exigencias actuales de la moderna colombofilia van encaminadas a aumentar el radio de acción, y en ese empeño entran en juego todos los aspectos a los que nos hemos venido refiriendo y que permiten entrar en escena factores morfológicos, fisiológicos, psicológicos, patológicos, de rendimiento, de producción y genéticos.

El arquetipo ideal de la paloma mensajera va prosperando a medida que sus éxitos deportivos, bien dirigidos, alcanzan nuevas metas cada año.

 

ESTADO DE FORMA Y RENDIMIENTO 

En el estado de la salud primordial para toda paloma mensajera como atleta del espacio, hay un factor fundamental que hay que tener en cuenta relacionado con el mundo de la competición, y es la capacidad de alcanzar de manera rápida y adecuada el denominado estado de forma, factor principal para afrontar las pruebas programadas, teniendo en cuenta su variabilidad en cuanto a que aparece y desaparece de manera arbitraria y fluctuante. Con todo ello y sus variantes se desemboca en el rendimiento, que viene dado en gran parte por esa relación existente entre el esfuerzo realizado, la velocidad empleada y el desgaste energético producido por la realización de cada prueba.

La paloma mensajera universal, con la constante participación a través de las campañas deportivas y con su rigurosa selección sustentada en sus cualidades anatómicas, viene alcanzando un alto nivel de evolución y como valedor de estos ejemplares que definen lo mejor de la raza de la paloma mensajera, está la figura del juez clasificador que permanece atento a velar por la conservación y evolución del arquetipo ideal; anatomía adecuada, porte elegante, inteligencia, talento, mordiente, habilidad, vitalidad, velocidad, resistencia y poder de transmisión, entre otras características y cualidades, todas convertidas en marcas de calidad que llenan nuestras vidas de sana felicidad, y que contribuyen a configurar las señas de identidad de la paloma mensajera.

 

José Antonio Montesdeoca


Descargar:

 La constante evolución
wink.pink

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies