“Toni” Fernández Iglesias

“Toni” Fernández Iglesias

Un repaso a 65 años de colombofilia con Toni, de Oviedo.

Hace unos meses recibí un encargo del presidente de la RFCE y del director de la revista “en forma”: “Necesitamos que escribas un artículo sobre tu padre. Nadie mejor que tú” “¿Para qué cuente qué?”. “Lo que le apetezca contar”.
El autor de la entrevista, por cuanto conoce al entrevistado, ha hecho notas a las respuestas que aclaran o amplían las respuestas, cuando se considera pertinente.

Toni,  preséntate y dinos como te iniciaste como colombófilo.

Pues Toni es José-Antonio Fernández Iglesias, nacido en Oviedo en 1937, en plena guerra civil, en un Oviedo bombardeado casi a diario.
De niño en el piso de mis padres teníamos pájaros, y mi abuelo tenía palomas, aunque no mensajeras.

En la posguerra los niños siempre jugábamos en la calle. En el centro de Oviedo hay un parque, el parque de San Francisco, donde  había un palomar y allí había algunas mensajeras que quedaron de la guerra, con anillas metálicas. Entrábamos allí a coger las palomas y los pichones.

Mi primer contacto colombófilo “oficial” se produjo porque en la calle González Del Valle, donde solía jugar, estaba la casa de la familia Tartiere, la del campo de fútbol del Real Oviedo. El hijo de D. Víctor Tartiere tenía un palomar de mensajeras y yo le ayudaba a cuidarlas, limpiaba el palomar y “corría” las anillas. En Oviedo sólo había cinco relojes comprobadores y teníamos que correr para comprobarlas.

Es de aquella mi primera gran alegría colombófila, y tal vez lo que decidió que fuera colombófilo. Fue en el año 1949, tenía 12 años y habíamos preparado 7 palomas para la suelta nacional de Madrid. Yo estaba sentado en la valla junto al palomar y llegó don Carlos Tartiere: “¿Qué haces ahí?”. “Esperando las palomas de Madrid, don Carlos” “No va a llegar ninguna”. Yo le contesté: “antes de las dos de la tarde comprobamos seguro” “Si antes de las dos llega alguna te doy 500 pesetas”. “A las dos menos cinco llegó un macho rodado, consiguiendo el campeonato de Asturias”. Era hijo de un macho de dos palomas valencianas: de un macho rodado de Meneses y una hembra roja de Burriel. Aquello para mí fue el no va más, sobre todo por las 500 pesetas.

1949. Entrega de premios Real Sociedad Colombófila de Oviedo. Toni es el niño en cuclillas a la derecha de la foto, más próximo a la mesa de trofeos.

¿Y cuándo pusiste tu primer palomar?
Pues más o menos por aquella época mis padres me dejaron tener una pareja de mensajeras en casa, que coloqué en lo que en Asturias llamamos una fresquera, que daba a un gran patio. Luego me afilié a la Real Sociedad Colombófila de Oviedo en el año 1952. De aquella, la cuota anual del club costaba 60 pesetas. Soy afiliado a la R.F.C.E. desde el año 1959. En el año 1966 me caso y compro un piso en el Barrio de Pumarín con la condición de que pueda tener un palomar en la terraza. De aquella en aquel palomar no viajaba bien.

Lo que sí tenía era muchísima afición. Llegué a escribir a la Reina Fabiola de Bélgica siendo un chavalete para ver si me podían regalar una pareja de mensajeras. Me contestó, evidentemente diciendo que no.

1952 .Carnet de socio de la Sociedad Colombófila de Oviedo.

¿Cómo era la colombofilia de aquellos años?
De aquellos años 60 y 70 recuerdo que el presidente de la R.F.C.E. era Sancho-Sopranis. Mi primer cargo fue ser delegado de la VII región militar. Por cargos he pasado por casi todos. He sido presidente de la Real Sociedad Colombófila de Oviedo, del Club Colombófilo Virgen de Covadonga, de la Federación Asturiana y vicepresidente de la R.F.C.E. Recuerdo con mucho cariño la primera exposición que se organizó en Oviedo (nota: año 1966). Vino Orestes Cendrero, de Santander, a juzgar. Era un hombre muy especial, extraño, desconcertante…

Después, en 1971, se organizó en Oviedo la VII Exposición Nacional. Vinieron a juzgar Eduardo Pardo, Roque González y Pablo Landeira y luego un hito revolucionario, también por aquellos años, creo que 1972: la primera suelta interregional de Gran Fondo que agrupó al norte de España desde Puerto de Santa María: Galicia, Asturias, Santander y Cataluña. La organizamos desde la sociedad de Oviedo. La ganó un colombófilo catalán, de la Bétula. Creo que  se deberían potenciar las sueltas interregionales otra vez ahora.

1966. Orestes Cendrero juzgando las palomas de la Sociedad de Oviedo. Toni mira lo que hace.


1971. VII Exposición Nacional de la Paloma Mensajera en Oviedo.
Toni aparece a la derecha, de perfil, colocando un trofeo. En el centro, D. Juan Manuel Sancho-Sopranis Favraud, presidente de la RFCE.


1971. VII Exposición Nacional. Oviedo.

¿Y a efectos prácticos, qué ha cambiado para el colombófilo de a pie?
¿De cuándo yo empecé? Pues todo. La colombofilia de aquella era muy distinta. No había relojes. Era una competición entre gente próxima. De comida sólo había maíz, veza  y trigo, y teníamos un cupo de ayuda agraria que cambiábamos por la comida en función del número de palomas. Los colombófilos nos reuníamos frecuentemente en un local de Oviedo, Casa Manolo, del colombófilo Ángel y su hijo Manuel.

El transporte era por tren, supervisado por los soldados.  Ahora mismo en Asturias tenemos una línea de vuelo que sigue la Ruta de la Plata precisamente por  eso, porque va pareja a la vía del tren. De todos modos, es la mejor línea de vuelo para Asturias. Hacia Galicia no tenemos kilómetros y para Francia, ya sabemos lo que pasó, que se perdían todas. Como decía, empecé “corriendo” las anillas porque no todo el mundo tenía relojes, ahora, todo el mundo tiene relojes electrónicos.

Entrega de premios de la RSCO en “Casa Manolo”. Toni aparece el segundo por arriba en la escalera.


Entrega de premios en “Casa Manolo”. Toni es el segundo por la derecha en cuclillas.


En el local social de la RSCO. 1973. Toni aparece en el centro de la imagen, en cuclillas, entre su hija y la de Paulino Rimada.

¿Y en materia de salud?
Pues imagínate. Es inimaginable lo que ha cambiado todo. No tratábamos porque no existían los medicamentos. Las palomas recibían agua y comida. Posteriormente empezaron a llegar los medicamentos y la gente medicaba a ciegas. Afortunadamente ahora quien quiera trata sabiendo lo que ha de dar. Es mejor no dar nada que no saber lo que se da. En el club nos facilitan realizar análisis periódicos antes de la campaña y yo las llevo a analizar. Con lo que me recomiendan dar, las trato.

Bueno, ¿y ahora, qué haces?
Desde 1975, el palomar lo tengo en una finca en Sograndio, a 8 km de Oviedo. Hasta el año 2004 en una localización de la finca. En esa fecha lo cambié para poder hacer la casa donde ahora vivo. Mi palomar actual lo traje de Bélgica. Es un palomar de jardín. Lo montaron en dos días. Tiene 8 departamentos: 2 departamentos para los reproductores, con 2 jaulones delante. 4 para viajeros. 1 para pichones y el último para lo que yo llamo la tercera edad. En total unas 200 palomas.

El viejo palomar de Sograndio.


El nuevo palomar de Sograndio. Año 2004.

¿Qué palomas son más abundantes en tu palomar de cría?
En mi casa el origen fundamental ha sido de palomas belgas. He tenido la suerte de obtener grandes palomas, extraordinarias, con unos pedigrís acojonantes, e importaba palomas todos los años.

He llegado a conocer a muchos de los grandes nombres de la colombofilia de los 70 y 80 en Bélgica: Matterne, Vanbruaene, Desmet-Mathys,  Gyselink, Marc Rossens, Pol Bostyn, Pol Tossens… En mi casa llegó a criar un hijo del 1º Internacional de Barcelona de Gyselink, un hijo del 4º Nacional de Barcelona de Paul Tossens, hermanos de las primeras palomas que comprobaba Emile Matterne de Barcelona. En fin…

Conseguí muy buenas palomas y cometí un gran error. El mayor error que he cometido en colombofilia es estar empezando año tras año. Cada año importaba nuevas palomas y era estar año tras año dando vueltas. No se deben introducir palomas sin más por muy buenas que sean. Si tengo que dar un consejo a alguien que empieza en esto, es que si puede conseguir buenas palomas de una sola línea mejor, y si puede ser de palomas de la zona en la que uno viaja, mejor que mejor.

Luego, una vez que encuentre algo que le funcione que no busque mucho más. Ese sí es un buen consejo que puedo dar. Se ha de seguir una línea de palomas y sobre esa línea sólo se debe introducir puntualmente.

Tan bonito como el competir es la cría.

“Pico Blanco”, nieto del “Barcelona´79” de Matterne, uno de los mejores machos reproductores de los 90 en el palomar de Toni.

 

Desgraciadamente tuviste dos grandes desgracias cuando te robaron los reproductores…
Sí, me robaron dos veces los reproductores. En el año 1986 y en el año 1991. En el año 1986 visitaron Asturias Martha van Geel y Eijerkamp padre. Estuvieron viendo mis reproductores. De aquella tenía una pareja extraordinaria. El del macho “Tardío Bollaerts” con una hembra holandesa, de un palomar llamado Suve que viajaba en el norte de Holanda. Eran los padres del “Triste” y sus hermanos. Recuerdo que Eijerkamp quiso comprarme aquella hembra holandesa. A la semana de aquello me robaron los reproductores. Afortunadamente, tenía las palomas de viaje. De aquella vinieron colombófilos con palomas para rehacer el palomar. Por ejemplo, Tito Herrero (Nota: Alfonso Herrero Elena) con un hijo de su hembra de Faro o Rodulfo (Nota: Rodulfo Fernández Rionda) con un hijo del macho que había comprobado de Puerto de Santa María. Es algo que se agradece.

¿Has gastado mucho dinero en palomas?
He gastado pero las mejores palomas nunca su pueden comprar, las regalan los amigos.

La gente suele mirar y remirar los pedigrís. Recuerdo lo que un día me dijo Pierre Daenen: “Uno lo que quiere es una buena paloma, no un buen papel”. En mi caso he tenido suerte con las palomas que me han regalado.

¿Por ejemplo?
Ummm, no sé, el macho Bollaerts padre de “El Triste” o la madre de “La Regenta”,  una de mis mejores palomas. Sí, la madre de “La Regenta” de Alfons Bauwens. En 1990 lo visité y estando allí me dijo. Te voy a regalar una hembra. Me dio una hembra azul tardía pequeñísima. Lo que decimos en Asturias, una cerrica (Nota del autor: cerrica: término asturiano para el ave llamada en castellano chochín; Troglodytes troglodytes). Me dijo: “Cría con ella.” Yo jamás hubiera criado con ella. No cumplía nada de lo que busco en una hembra reproductora.

1990. Toni con Alfons Bauwens.

¿Y qué es lo que buscas en los reproductores?
Bajo mi punto de vista para mantener un buen cuadro reproductor se han de tener sobre todo muy buena calidad en las hembras reproductoras.  No me importa que no hayan viajado. La mayoría de mis reproductoras han ido a la reproducción sin haber viajado y muchas prácticamente desde el nidal,  aunque preferiblemente familia de palomas que sí han viajado.

Me gustan las hembras reproductoras que sean algo más anchas de espalda de lo habitual para mi palomar de vuelo. Obviamente equilibradas en la mano, que no zapiquen (Nota del autor: zapicar: término asturiano para expresar perder el equilibrio, ir trastabillado.

En el contexto, caer hacia delante), ni levanten la cola. Deben tener riñones -hace un gesto con la mano-, porque así fijarán la cola. Han de ser anchas porque si en el palomar hay mucha consanguinidad se irá perdiendo tamaño.  Eso sí, aunque sean grandes no pueden ser pesadas. No me gusta el ala dura. Buena calidad de pluma y ventilación en las cuatro últimas remeras. No miro mucho más. He visto dar a mucha gente importancia a la flexibilidad de la musculatura, a la garganta o al quinto círculo del ojo. Pero no suelo mirar nada de eso.

O sea que ni musculatura, ni garganta ni miras los ojos…
Ya, ya… La gente da mucha importancia a la musculatura. Por ejemplo, Matterne con las hembras. Esa es la mejor por los músculos decía. Movía la mano por debajo de las hembras y te decía, ésta es la mejor. Y la garganta, mejor profunda,  que no se pudiera ver prácticamente.

¿Y le das alguna importancia a la teoría de los ojos?
Ninguna. Personalmente no me gustan los blancos, pero es una manía. Prefiero los ojos oscuros, rojos o marrones y que no tengan la pupila muy grande, pero no le doy gran importancia.
He visto aquellos ojos violetas de los Van Geel, o los marrones de los viejos Hansenne.

También recuerdo cuando decían que las palomas que tenían una marca negra radial en el iris, lo que los belgas decían la tache, nunca eran malas, pero eso no tiene nada que ver. Albert Bils miraba siempre el quinto círculo para sus reproductores.  En fin, yo de todos modos, no creo mucho en eso. Mira, la verdad es otra. Voy a repetirlo una vez más. Recuerdo que una vez me preguntaron: “-Toni, ¿Y tú de esto del ojo qué opinas?” Yo contesté:”-Que estáis todos equivocados. El único ojo de la paloma que dice la verdad de la paloma es del culo. Si una paloma caga bien, las cosas van bien.”

Toni no da ninguna importancia a la teoría ocular.

Es decir, la salud.
Claro. Si no tienen salud, da igual lo demás. Con salud, ganan. Sin salud, nada.

Volviendo al tema de la cría.  ¿Ahora mismo tienes preferencia por alguna línea o líneas de palomas?
Lo mejor de mi carrera colombófila lo estoy disfrutando ahora en la reproducción, aunque no tenga buenos resultados deportivos. Me encanta seleccionar los reproductores que van a criar. Básicamente todo el cuadro reproductor viene de los Matterne y de lejos la vieja línea Triste de los Bollaerts. Tengo también alguna paloma de Albert Bils.

Finalmente  alguna paloma de palomares asturianos que hayan viajado bien en Fondo, como de dos palomares que ya no viajan y me han dado buen resultado: Rodulfo Fernández Rionda y Celso García de Tuñón. Lo que introduzco va sobre la línea base, y si puede tener algo que ver con lo mío, mejor que mejor.

¿Y cómo aparejas?
Pues hago algo contradictorio con lo anterior, y que muchos verán muy mal.

Tengo dos departamentos para los reproductores. Escojo machos y hembras a un lado y otro, y abro nidales. Como quieran aparejarse. Mira, antes no lo hacía así, pero he visto tantas veces que una pareja “por amor” daba buen resultado que aunque muchos queramos influir creo que van mejor si hacen lo que quieran.

¿A qué colombófilo/os no sabrías como agradecer todo lo aprendido?
De colombófilos he aprendido de muchos. Hay que escuchar. De mis primeros años recordaría a Antonio Jiménez, como ayudaba a todo el mundo.

Después me gustaría subrayar mi relación con Matterne. De él destacaría sobre todo el concepto deportivo que tenía de la colombofilia.

En tercer lugar me gustaría destacar un colombófilo no conocido, ya muerto hace muchos años. Es Fernand Bollaerts, de Baisy-Thy, Bélgica. La influencia de sus palomas en mi palomar fue inmensa. Me gustaría decirlo ahora porque es algo que se olvida con frecuencia. En muchas de las mejores palomas que ha habido en Asturias está la sangre de ese palomar belga, a través mía.  (Nota del autor. La “Campeona” de Tito Herrero 8866-89, As nacional, prestigio y superprestigio nacional de Fondo entre 1990-1992 desciende de un macho Bollaerts del año 1979. Los dos Ases nacionales de Fondo de Toni “La Regenta” y “Pitina” y el macho base del palomar de Dionisio y Pandiella “Mario” descienden de otro macho Bollaerts, el llamado “Tardío Bollaerts”, del año 1980).

En el palomar de Matterne con José-Ignacio Lecubarri.

¿Cuál es la modalidad de concurso que te ha reportado mayores satisfacciones?
Hombre, las mayores alegrías las llevas cuando compruebas bien de Fondo y Gran Fondo. De todos modos, he de decir que muchas veces la mayor satisfacción no está en el primer premio sino en otros momentos, por ejemplo, la paloma que diluviando compruebas ya casi de noche, o la que ya crees perdida y te llega pasados unos días. Una vida colombófila da para todo. Es lo que tiene esto. Reconozco que he sido un palomar muy irregular y que tal vez debería haber ganado más de lo que he hecho para la calidad que tenía en casa, pero me ha dado tiempo para tener satisfacciones. Por ejemplo, he ganado 4 sueltas regionales de Gran Fondo en los últimos 20 años, cosa que creo que ningún otro colombófilo asturiano puede decir.

¿Y los fracasos?
Lo difícil no es saber ganar, es saber perder. Los fracasos en colombofilia siempre son culpa nuestra, nunca de las palomas. Si tienes un error hay que analizar por qué. Tomas decisiones y te equivocas. Lo peor es llegar a la última suelta del campeonato regional y perderlo allí. De esas he tenido varias muy gordas.

Por ejemplo recuerdo un año que lo tenía todo de cara para ser campeón de Asturias y no rematé en un Gran Fondo que fue  facilísimo. Y llevaba ventaja. Aparejé los machos para el Gran Fondo cuando llevaban en celibato todo el año. Error. Cuando algo funciona a lo largo de la campaña no se debe cambiar. (Nota del autor: año 2002).

Otro error más, por la misma época, en la segunda suelta de Fondo había hecho una suelta espectacular desde Jabugo y llevaba una ventaja importante. Para el Gran Fondo medí mal la comida. Iban muy ligeras. Recuerdo lo que me dijo Jesús López al encestar mis palomas. “Toni, te has equivocado…”. Acertó. Comprobé tarde y mal. Fue mi error. Alimentar es una clave fundamental. Y para el Fondo  más. Para velocidad han de ir con lo justo. Para Fondo, con la mochila. (Nota del autor. Año 1997).

¿Y entonces cómo alimentas?
Lo primero importante es la calidad del grano. Ha de ser bueno. Lo segundo, ha de conservarse bien, en un sitio sin humedad. Después a la hora de alimentar pues depende de la época, evidentemente. Y no creo que diga cosas no sabidas. En muda hay que dar bien de comer, no se debe medir. En invierno hay que ajustar a cómo esté el día. Ya ves que esta semana con el frío no dejan un grano.

Reconozco que tiendo a dar demasiado de comer siempre y que al principio de la campaña tengo las palomas un poco gordas, pero tendrán que volar. Ya sé que tú me insistes con lo de la cebada… Durante la época de concursos, pues depende. Para Velocidad no puedes dar de comer fuerte y el día del enceste ni mucho ni muy tarde. Para Fondo, al revés, todo lo que des es poco. Me gusta el maíz. Cuando vuelven de concurso comida depurativa, descanso y baño.

A ver, he oído decir que realmente eres un colombófilo de palomas pero no de palomar…
Ya, es verdad que sobre todo tuve la suerte de criar algunas palomas excepcionales, que se recuerdan por hacer cosas fuera de lo común. Por ejemplo gané 2 veces el As paloma Nacional de Fondo.

La primera vez con “La Regenta”, una hembra que en el plazo de tres semanas ganó 2 sueltas regionales de Gran Fondo desde Lebrija y Puerto de Santa María. Era una hembra tardía  con cuatro plumas de nido. De Lebrija a las seis menos cuarto de la tarde en el día. De Puerto de Santa María me la encontré a las siete y diez de la mañana del segundo día en el sputnik. ¡Lo que me dio cuando la vi allí posada esperando! Mira, mucha gente habla de que el mejor momento de una paloma es a partir de los 3 años. Por supuesto. Pero en Asturias tenemos un problema. Tenemos una gran incertidumbre por todos los halcones y la cordillera. Cuando una paloma vuela aquí 2 y 3 años tiene un mérito enorme. Por eso, si la paloma está bien un año, tiene que volar. Esa paloma tardía de 300 km  llegó la primera de mi casa. A la semana era el 700 y estaba bien. ¿Qué hago aunque sea una tardía?  Pues fue a la cesta. Y ¡zas!, gana. Después, volver a ganar otra vez fue tremendo.

¿Y la segunda As Nacional?
La segunda vez fue con “Pitina”, que en cuatro semanas ganó el regional de 500, entró en cabeza de 600 y ganó el regional de Gran Fondo desde Cabo de San Vicente a las nueve y veinte de la noche, siendo la única paloma comprobada en el día. La verdad, nunca volveré a tener una paloma así. La abuela de “La Regenta” y la bisabuela de “Pitina” son hermanas. Y las dos palomas hicieron una campaña similar.

“Pitina”.  As Nacional de Fondo 2008. Prestigio Nacional de Fondo 2008.
As Regional absoluta 2007. 1º reg. Cabo de San Vicente 2008 (756 km). 1º reg.  Castuera  2008 (515 km). 4º reg. Jabugo 2008 (606 km). 13º reg. Castuera 2007 (515 km).  26º reg. Puerto de Sta María 2007 (749 km).  32º reg. Jabugo 2007 (606 km).

 

¿A qué te refieres?
Las dos sufrieron al principio de la campaña. “La Regenta” desde 200 km llegó a las nueve y media de la noche. “Pitina” desde 160 km llegó a las siete de la tarde. Y de volar. Es como si hubieran necesitado ese sufrimiento para “programarse”. Siempre me fijo cuando llega una paloma a casa al principio de la campaña y se posa y, en lugar de entrar, empieza a mirar las nubes, el cielo, a un lado y a otro. Nunca acelero una paloma para entrar. Siempre he pensado que está reorientándose, reprogramándose, recordando el camino final hasta llegar a casa.

¿Cómo viajaban esas hembras?
Antes de nada, en cada región o en cada palomar los sistemas pueden ser distintos. Cada uno puede usar el sistema que quiera. Se ha de adaptar el sistema al tiempo del que se dispone y a su palomar. En Asturias han ganado palomares con todos los sistemas. No obstante, siempre que he ganado el regional de Gran Fondo ha sido de la misma forma: hembra en celibato durante la primera parte de la temporada y aparejada para el Gran Fondo, con un macho o incluso con otra hembra, sobre huevos al final de incubación o con pichón de menos de 5 días.

¿Te propones algún objetivo al inicio de una campaña deportiva, o te los vas marcando con el discurrir de los campeonatos?
El objetivo único es que las palomas estén sanas. Si están sanas volarán alegres. En mi opinión las palomas deben volar mucho al principio de la campaña. Y si no quieren, a vuelo forzado, pero después cuando ya van a hacer los grandes esfuerzos y ya tienen horas de concurso en las alas no hay que estar dando y dando bandera. El descanso es tan importante o más que el vuelo.  En Asturias las palomas que van a volar al final de la campaña ya han hecho muchas horas de vuelo. Hay que tener en cuenta que aquí es un poco distinto. Los concursos de Velocidad y Medio Fondo pueden ser realmente duros si se cierra la cordillera. Por eso, de inicio las palomas tienen que estar de volar pero después lo más importante es el descanso.

¿Cuáles crees que son las 4 características imprescindibles para que una paloma pueda ser campeona?
Saber si una paloma va ser una campeona o no es imposible a la mano. Las palomas excepcionales son como los mirlos blancos, la excepción. Es como tener  una superpareja. ¿Cuántas superparejas tiene uno a lo largo de su vida? Muy pocas. De todos modos tengo que decir que me gustan una serie de características. En primer lugar, la calidad de pluma. En segundo lugar, poco peso. No me gustan los pavos. No quiero decir que sean pequeñas, sino que tengan poco peso en relación al volumen.

Tampoco me gustan las palomas nerviosas. Una paloma en el palomar ha de ser tranquila. En su nidal debe defenderlo y tener carácter. Una hembra o un macho que no defiende su nidal no me gusta. Pero han de ser tranquilos. Una paloma que entras en el palomar y sale disparada volando me pone nervioso. Uno de mis mejores machos, el llamado “Triste”, se llamó así por estar siempre tranquilo en el palomar. Calma, estar en su nidal. En aquella época llegó un colombófilo a mi casa y me comentó: “Toni, esa paloma está enferma. Aquel que está arrugado…” “¿Cuál?” “Aquel macho”. “Pues el domingo va a ser el primero que voy a comprobar…” Tenía todo lo que hay que ver en una paloma cuando está. Tranquilo, todas las cagadas de la noche apiladas, y el plumón encima. Estaba como tenía que estar. Fue el primero que comprobé en la suelta. ¿Puedo otra anécdota?

Venga…
Quiero decir que el carácter de una paloma lo es todo. Y eso es algo que no podemos ver. Hace muchos años regalé a Jose Ignacio Lecubarri, q.e.p.d., un macho y lo llevó a Santander. El macho se escapa y me llama. Yo subo al palomar y me lo encuentro allí. Le aviso y le digo que se lo enviaré al final de semana. Cuando subo a por él, no lo encuentro. Le llamo y me contesta: “Tranquilo, Toni, el macho ha regresado hoy por la mañana”. Ida y vuelta de Oviedo a Santander. Volvió a Oviedo, vio que no estaba la hembra en su nidal y qué hizo, pues volver a Santander, que allí estaba mejor. Eso es lo que no podemos ver. La capacidad para hacer cosas así.

¿4 requisitos ineludibles para poder triunfar como colombófilo?
Voy a hacer un matiz. Para ser colombófilo, como yo lo entiendo,  hay que tener cuatro condiciones: primera: saber perder; segunda: no ser un comerciante; tercera: colaborar en el club; cuarta: procurar que tus compañeros sean amigos. Si no,  tendrás palomas mensajeras y ganarás, pero no eres un colombófilo.

¿Ya pero para triunfar, cuáles son los requisitos?
Para triunfar en los concursos, que es otra cosa, diría que el requisito imprescindible es la observación. En su casa nadie conoce sus palomas mejor que el dueño. Mira, la observación es todo. Por ejemplo, cuando gané el Gran Fondo con “Chiripa”. ¿En el año?

“-2005”.

Eso, pues gané el regional de Gran Fondo con una hembra. El año anterior esa hembra la había comprobado de Fondo en cabeza en postura de huevos. Cuando te acercabas a ella al nidal era una fiera. Bueno, pues llevaba sin enterarme toda la campaña pero al llegar el enceste de Gran Fondo aquella hembra estaba en la misma postura del año anterior y con la misma actitud. Al encestar pidieron una “favorita” para la suelta. Yo dije: esa hembra. Ganó de Cabo de San Vicente al segundo día a las diez y media de la mañana. Llevaba años sin ganar una suelta de Gran Fondo y esa campaña no había hecho nada. Un colombófilo de mi club dijo que había ganado de chiripa. Pues mira, la paloma quedó bautizada como “Chiripa”. Pero no fue casualidad, fue observación. Esa hembra estaba como el año anterior y venía de palomas que lo habían dado todo. El padre había viajado de Facinas y había ganado el social de Lebrija en el día. La madre era de Celso García de Tuñón y había ganado también el social de Lebrija. Es decir, padre, madre e hija ganaron una suelta de Gran Fondo en mi club. Aún la tengo a ella y al hermano en la reproducción.

1995. En el viejo palomar de Sograndio.

Vamos a hablar de un tema importante: el palomar ¿4 cosas que no deberían faltar en un palomar con expectativas de hacerlo bien serían?
Diré dos cosas necesarias en un buen palomar: han de estar bien ventilados y ser secos.

Bien ventilados no quiere decir tener corrientes. Uno no puede tener sensación de mal olor en el palomar.

Segunda parte: han de ser secos. Por ejemplo, el suelo del palomar de Emile Matterne, incluyendo el de las hembras, no se limpiaba el suelo nunca, pero estaba seco. Una cagada quedaba seca al momento. Yo ahora en el mío tengo rejilla.

Otra cosa muy importante: que no haya grandes diferencias de temperatura entre el día y la noche.

En Asturias hubo dos palomares perfectos para las palomas. Y los dos dominaron al resto en una época.

El primero era el de Paulino Rimada. Paulino tenía el palomar sobre el establo de sus vacas. Aquel palomar mantenía siempre una temperatura uniforme por el calor que desprendía el establo debajo. En los 70 arrasaba en los Fondos. Fue cambiar aquel palomar y aunque a gran nivel, no volvió a tener aquellos resultados en el Fondo. Y luego qué grandes palomas tenía.

El segundo ejemplo es el hórreo de Tito Herrero. Las palomas estaban tranquilas y con la misma temperatura. Creo recordar que agujereó el techo para tener ventilación. En los años 90 fue imbatible.

En Asturias tenemos un gran problema con la climatología: tenemos muchísima humedad y cambios de temperatura muy bruscos. En junio podemos pasar de 30 a 15 grados en unas horas. De tener sol a las 10 de la mañana a no ver a diez metros por la tarde. Quien tenga resueltos esos dos problemas en su palomar tiene mucho ganado.

Siempre quisiste retrasar la fecha de los Grandes Fondos. ¿Por qué?
Sí, en Asturias existen dos posturas, una acabar pronto a finales de junio, la otra a mediados o finales de julio. Siempre me gustó acabar tarde, aunque pasemos el calor de julio. La paloma necesita calor para coger la forma. En Asturias no podemos soltar temprano en primavera porque puede estar nevando en la cordillera. Luego, pues tenemos que soportar el calor de julio. Esto es muy duro.

¿Qué importarías de otras colombofilias europeas?
En primer lugar, me gustaría decir que es conveniente viajar y ver otros colombófilos. Siempre viajé mucho en colombofilia.  Con decir que el viaje de novios fue a Bélgica. Mi mujer tuvo, y tiene, mucha paciencia. En aquel viaje visité algún palomar y la fábrica de Haspeslagh donde se hacían las anillas, etcétera. Puedo decir que en algunas cosas me adelanté años. En los años 70 fui a la olimpiada de Bruselas y de Budapest. Y luego he ido frecuentemente a Bélgica y haciendo lazos de amistad. Desde 1977 entrego un premio al 1º Internacional de la suelta de Barcelona, del Cureghem-Centre. Es decir, he conocido casi a los últimos 35 ganadores del Barcelona internacional, y he visitado muchos de sus palomares: Jan Theelen, Vanbruaene, Gyselink, Vervisch… Y otros:

Kuijpers, Bostyn, Mornard, Van Neste…  Gente con una mentalidad profesional de la colombofilia. He visto también los nexos de relación que se establecen entre ellos, y el respeto que se tienen entre ellos. He visto las distintas mentalidades que existen entre el oeste y el este de Bélgica. He tenido la suerte de que me invitaran a círculos colombófilos muy cerrados, como el “Royal Belgian Flying Club”, un club privado con 30 miembros de toda Bélgica, en el que se es miembro vitalicio, y sólo a la muerte o al dejar de competir queda vacante una plaza y se elige un nuevo miembro. Es una institución del siglo XIX y aún sigue vigente.

Actualmente el gran problema es el relevo generacional. La promoción ha de hacerse como se hizo hace años en Portugal con palomares en los colegios. Tal vez se podría hacer algo también como terapia en residencias de mayores.

André Vanbruaene, Gerard Versiljpe y Toni.


  De izquierda a derecha: Eduardo y Antonio Moral, Pierre Daenen, Willy Moermans, Emile Matterne, José Ignacio Lecubarri y Toni en el viejo palomar de Sograndio.

¿Por qué colombófilos asturianos sientes un especial respeto?
Voy a citar dos personas de hace muchos años: Justo Álvarez y Jesús Amandi. Justo Álvarez fue un  gran colaborador de los primeros años de la Real Sociedad Colombófila de Oviedo y Jesús Amandi, de la Real Sociedad Colombófila de Asturias, de Gijón, era una persona seria y trabajadora. Siento gran respeto por ellos por la actitud de colaboración que tenían para los demás. A nivel deportivo nombraría a un colombófilo de mi club: Paulino Rimada.

¿Qué te llevas de la colombofilia?
He tenido muchos reconocimientos. Pero lo que más me llevo son amigos. Ya sé que  he sido muy beligerante, pero siempre en lo que creía justo para la mayoría.

¿Bueno, y ahora qué queda por hacer?
Por querer, pues volver a ganar un Gran Fondo Regional.

Primeros premios sueltas de fondo y gran fondo 1990-2014:

Gran Fondo:

1º Regional Cabo de San Vicente 2008.

1º Regional Cabo de San Vicente 2005.

1º Regional Puerto de Santa María 1995.

1º Regional Lebrija 1995.

1º Social Lebrija 1994.

1º Social Isla Cristina 1990.

Fondo:

1º Regional Castuera 2008.

1º Regional Castuera 1995.

1º Regional Badajoz 1990.

1º Social Almendralejo 2002.

1º Social Jabugo 1997.

Resultados campeonatos nacionales 1990-2014:

1º As paloma nacional de fondo 1995.

1º As paloma nacional de fondo 2008.

1º Prestigio nacional de fondo de dos años 2008.

3º Prestigio nacional de fondo de dos años 1995.

4º Campeonato de España 1990.

5º Prestigio nacional de fondo de dos años 1994.

5º Campeonato nacional de velocidad y MF 1990.

6º Campeonato nacional nacional de seguridad 1997.

6º Campeonato nacional de seguridad de fondo 1994.

7º As paloma nacional de larga distancia 2008.

7º As paloma nacional de fondo 2004.

7º Campeonato nacional de seguridad de velocidad 1997.

7º Campeonato nacional de gran fondo 1994.

11º As paloma nacional de larga distancia 2005.

 

Autor:

José Antonio Fernández Villameytide


Descargar:

 Toni Fernández Iglesias
getcomixxx.com

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Facebook
Twitter
YOUTUBE